La inocuidad de los alimentos define a las medidas necesarias durante la producción, almacenamiento, distribución y hasta preparación y consumo de alimentos para asegurar que no signifiquen un riesgo para la salud, una vez ingeridos.

El 7 de junio es el Día de la Inocuidad Alementaria, fecha estipulada por la OMS y la FAO, con el objetivo de poder prevenir y gestionar los posibles riesgos que los alimentos contaminados puedan representar y de este modo contribuir a la salud humana y la seguridad alimentaria.

 

 

 

 

La inocuidad también está determinada por la ausencia de peligro en los alimentos en niveles considerados saludables.

Los riesgos transmitidos a través de alimentos contaminados pueden tener diferentes orígenes: biológicos, químicos, físicos. Por ejemplo; bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas perjudiciales.

 

 

 

 

Se debe tener especial cuidado, ya que la mayoría de los factores que pueden afectar a los alimentos, no se pueden reconocer a simple vista.

 

 

 

 

 

 

Cómo prevenir las ETAS:


Utilizar agua segura o potable para el consumo y cocción de los alimentos.

Mantener los alimentos que lo requieran, a temperaturas adecuadas. Evitando la temperatura ambiente.
Evitar el contacto de alimentos crudos con alimentos cocidos.

Consumir alimentos correctamente cocidos.