Casi todos los alimentos que consumimos en la actualidad, se procesan de alguna manera, ya sea para hacerlos más agradables o para ser preservados para su consumo posterior.

 

 

 

 

 

 

Si bien varios tipos de procesamiento son necesarios y no generan daño, existen muchos otros que perjudican la salud

Elegí comer alimentos frescos

 

 

 

 

 

 

 

Volvé a la comida hecha en casa! moderá el consumo de los alimentos procesados y evitá el consumo de productos ultraprocesados

Te sugerimos que tu alimentación este basada principalmente en alimentos sin procesar y mínimamente procesados

Te recomendamos tomar agua segura, por lo menos 8 vasos diarios y evitar el consumo de bebidas azucaradas (gaseosas, jugos y aguas saborizadas)