DITEHD se une a la conmemoración de este día establecido por la Organización Mundial de la Salud, uniendo acciones para la atención de los pacientes celíacos.

La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten.

El gluten es una red de proteínas que se encuentran en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y todos los productos derivados de estos cereales.

 

Estas proteínas están diferenciadas en dos grupos: prolaminas y gluteninas. Las prolaminas a su vez, varían según el cereal al que pertenecen.

 

TRIGO: gliadina

AVENA: avenina

CEBADA: hordeina

CENTENO: secalina

Se considera que la más agresiva dentro de las prolaminas tóxicas para celiacos, es la gliadina

(proveniente del trigo).

Así como la avena, pareciera ser la que menos daño produce. Sin embargo es propensa a contaminarse en el proceso de producción con los otros cereales, por eso es evitada.

Debido a esta intolerancia, la mucosa del intestino delgado presenta una inflamación y lesión característica.

Dentro de los síntomas más comunes se encuentran: diarrea, inflamación abdominal, pérdida de peso, erupciones cutáneas, malestar gastrointestinal posprandial, náuseas y vómitos, etc.

 

En los niños puede presentar retraso del crecimiento, daño del esmalte dental, pubertad tardía, anemia, etc.
El diagnóstico se realiza a través de un análisis de sangre, y posteriormente una biopsia intestinal en el caso del que la serología haya dado resultado positivo.

Tratamiento nutricional

Las estrategias dietoterápicas tratan básicamente de evitar el consumo de consumo de alimentos que contengan TACC, derivados o trazas de los cereales alérgenos. Así como también preservar el estado nutricional general del paciente.

En los productos envasados se deben elegir aquellos que tengan el sello oficial:

 

 

 

 

 

A su vez, es importante el correcto almacenamiento de los mismos, para evitar contaminación.